Las divisiones políticas tiñen la cobertura latinoamericana de la guerra en Ucrania

ByPilar MarreroMarch 8, 2022

La política local, los resentimientos históricos y las realidades económicas han impulsado las reacciones en América Latina a la invasión rusa de Ucrania, y eso incluye la forma en que los medios de comunicación del continente cubren -y editorializan- el conflicto.

En América Latina, los medios de comunicación de Cuba, Venezuela y Nicaragua -todos ellos aliados incondicionales de Rusia- son los que más han apoyado a Moscú al culpar a la OTAN y a Occidente de los acontecimientos en Ucrania. Los tres países se han beneficiado directamente del apoyo económico de Rusia, y las sanciones contra ese país pueden tener impactos directos en sus economías.

Cuba y Nicaragua sí se abstuvieron en la votación de la ONU que condenaba a Rusia por su invasión la semana pasada, medidas que fueron vistas como un golpe al líder ruso Vladimir Putin.

En los tres países, la libertad de prensa está muy limitada, pero todavía se pueden escuchar algunas voces disidentes en las páginas editoriales de periódicos como El Nacional, de Venezuela, por ejemplo.

Sin embargo, la mayoría de los medios de comunicación venezolanos, incluyendo el antiguo canal de televisión de la oposición Globovisión (comprado hace años por una figura pro-régimen), el periódico Últimas Noticias y la cadena global Telesur, mantienen su información limpia de cualquier imagen sangrienta en Ucrania. 

En sus páginas y redes sociales se puede leer sobre la “ayuda humanitaria” que Rusia ha enviado a Ucrania y sobre las negociaciones de paz. Telesur comparte regularmente la misma propaganda pro-rusa que se ve en Russia Today (RT) y Sputnik, dos medios oficiales rusos, que tienen operaciones en español.

“Me resulta difícil encontrar medios de comunicación realmente independientes en Venezuela”, dijo Joshua Collins, un periodista independiente que cubre Colombia y Venezuela y que está basado en Bogotá. “Telesur repite esencialmente la propaganda de RT”.

Después de una visita diplomática de Estados Unidos a Caracas durante el fin de semana para discutir, según la Casa Blanca, la “seguridad energética” y la situación de los estadounidenses detenidos arbitrariamente en Venezuela, los medios de comunicación de ese país informaron de que Venezuela estaba ahora “en el centro” del importante papel en el “tablero geopolítico”. Estos cubrieron nuevas declaraciones más suaves del presidente Maduro y de la primera dama Cilia Flores llamando a la paz y preocupándose por la “Tercera Guerra Mundial”. El resto de la cobertura del conflicto se mantuvo igual por el momento.

Lo contrario ocurre en la vecina Colombia. “La cobertura aquí es bastante favorable a Ucrania. Todo el mundo sabe que el aliado más cercano de Colombia en el mundo es Estados Unidos, pero también se puede ver la cobertura como extensiones del partido político o la ideología”, dijo Collins.

El propietario de Radio Caracol, por ejemplo, es el mayor donante del partido del actual presidente, Iván Duque. “Lo están cubriendo de la misma manera que habla Duque, le gusta hablar de soluciones militares contundentes”.

Los medios de centro izquierda, como El Espectador de Bogotá, se oponen a cualquier tipo de intervención, agregó, aunque no defienden a Rusia ni expresan una línea pro-rusa.

Por su parte, los medios y periodistas mexicanos han expresado diversas posturas sobre el conflicto, muchas de ellas reflejo de la ideología y de cuánto de “antiamericanismo” (anti-USA) tradicional contiene esa opinión.

“México es un país con una fuerte corriente de opinión antiestadounidense basada en resentimientos históricos bien conocidos”, dijo la periodista Dolia Estevez, comentarista habitual de Noticias MVS de México y colaboradora de la revista Poder.

El desprecio a Estados Unidos se traduce en la defensa de Putin y su guerra, añadió.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, no se ha sumado a la condena ni al apoyo a Rusia, argumentando que apoya la “no intervención”.

Pero en las redes sociales, diversos influencers -que pueden o no estar financiados por el gobierno y que suelen apoyar las posiciones oficiales- están mostrando su apoyo a Rusia y difundiendo desinformación que se hace eco de parte de la propaganda rusa. La cuenta de Twitter de la Embajada de Rusia en México, muy activa, se dedica constantemente a criticar a los medios de comunicación mexicanos que informan de las noticias en Ucrania.

En Cuba, los medios de comunicación reflejan la posición oficial del gobierno, dijo Jesús Hernández Cuéllar, editor de la revista Contacto en Los Ángeles.  “La visión alternativa está fuera de Cuba, con una excepción, el periódico digital 14ymedio.com que dirige Yoani Sánchez”.

Sánchez se hizo mundialmente famosa a través de su blog hace años y su medio es el único dentro de Cuba que ha cubierto historias y contiene artículos de opinión críticos con Rusia.

“Su periódico cubrió esta historia sobre un jugador de béisbol cubano que se ofreció a luchar por Ucrania después de sacar a su familia de ese país”, dijo Hernández. “Esa no habría sido una historia que cualquier medio cubano de la isla cubriría en absoluto”. 

La política local y las opiniones sobre el controvertido presidente Nayib Bukele dominan los medios de comunicación en El Salvador, dijo Roger Lindo, un periodista independiente que vive en la capital y escribe para la revista online Barracuda Literaria.

“El Salvador fue uno de los países que se abstuvo en la ONU de condenar la invasión”, dijo Lindo. “Bukele estuvo más cerca de Estados Unidos al inicio de su gobierno, pero se ha alejado de él y se ha acercado a Rusia, buscando evadir los sistemas financieros de Occidente”.

Bukele ha estado promoviendo el Bitcoin como moneda legal de su país y eso no le ha salido bien, dijo.

La mayoría de los medios de comunicación del país centroamericano han sido críticos tanto con Rusia como con Bukele. 

“Muy pocos medios salvadoreños tienen una posición diferente a la de Occidente y han utilizado la creciente cercanía de Bukele con Rusia como un martillo en su contra”, explicó Lindo.

Te pueden interesar

Instagram did not return a 200.