Vanderbilt: Declaración del Dr. André L. Churchwell sobre la muerte de George Floyd

Declaración del Vicecanciller de Equidad, Diversidad e Inclusión André L. Churchwell sobre la muerte de George Floyd

Mi corazón esta roto.

Dr. André L. Churchwell – Vicecanciller de Equidad, Diversidad e Inclusión

Como nativo de Nashville y médico de Vanderbilt, no puedo desprender mis experiencias médicas del modo a través del cual veo el mundo. Mientras veía una grabación de un policía impasible que usaba su rodilla y su peso corporal para comprimir y aplastar lentamente el cuello del Sr. George Floyd, no pude evitar ver todas las estructuras vitales presentes: su tráquea que libera oxígeno a su cuerpo; sus arterias carótidas que suministran oxígeno a su cerebro, y sabiendo que dañar cualquiera o una combinación de ellas, conduciría a su muerte prematura.

Después de ver esta sombría escena, contacté a expertos en psicología del comportamiento para que me ayudaran a comprender qué fuerzas mentales y emocionales permiten que un ser humano sea tan insensible y sin remordimiento aparente, como para matar a otro ser de manera gradual y consciente. Un experto me dijo que si bien no podía ofrecer una respuesta definitiva, una parcial reside en dos dominios.

El primer concepto es cuando uno cree, a través de años de mensajes generacionales inculcados profundamente en la psique, que la vida de una persona negra tiene menos valor, entonces uno puede cometer un acto violento sin temor a represalias o dolor. Las personas negras, y las personas de color en general, pueden considerarse inconsciente y conscientemente como “infrahumanas”, y verlas como tales le permite a uno sentir ascendencia psicológica sobre ellas. La idea del privilegio blanco tiene sus raíces en la pseudociencia que afirma que los africanos y los afroamericanos tienen “deficiencias intelectuales y morales”, y es por eso que, en consecuencia, los blancos de 1619 (el año en que los africanos esclavizados llegaron a América), 1719, 1819, 1919, 2019 y en adelante, pueden actuar despectivamente hacia ellos y crear reglas y leyes para permitir su subyugación.

La otra fuerza mental y emocional que obliga a tal comportamiento atroz es el desprecio. El desprecio, por definición, lleva a uno a no simplemente no gustarle lo que alguien ha dicho o hecho, sino que agrega repulsión y burla a su evaluación de toda una raza. Una vez más, influye profundamente en la forma en que tratas a las personas de color, te permite aplastar deliberadamente el cuello de un hombre negro a la vista del público y te otorga aprobación para rechazar los gritos y las preocupaciones de que estás matando al Sr. Floyd

Mi corazón esta roto.

La muerte de George Floyd, como muchos han detallado recientemente, es uno de una serie de actos de violencia hacia los negros.

Entonces, ¿cómo podemos hacer la diferencia?

Parte de nuestro papel como universidad es aprovechar el potencial ilimitado de un solo estudiante y, durante sus cuatro años en Vanderbilt, ayudarlos a desarrollar todas sus habilidades e intelectos nacientes. Creemos que existe el mismo potencial en todas las personas y, por lo tanto, ninguna vida debe ser tratada con tanta insensibilidad y con tanta indiferencia como la del Sr. Floyd. Otro propósito de una universidad es inculcar pensamientos complejos, morales y semillas de sabiduría en las mentes de los estudiantes, ayudándoles así a comprender el propósito humano individual y sus infinitas posibilidades. Estas posibilidades no son “propiedad exclusiva” de una sola raza, sino que son competencia de TODAS las personas.

Además, como otros han postulado, más de un virus infecta este país; el virus más antiguo es el racismo, en todas sus formas antiguas y formas de “infestación mortal”. Hemos tratado de abordarlo, pero al ser el pecado original de Estados Unidos, no hemos aportado todos los recursos necesarios para una solución.

Las soluciones requerirán una asociación pública y privada y una reingeniería total de las actitudes humanas, los recursos físicos y los enfoques sociales para corregir todas las enfermedades estructurales que perpetúan el racismo. Vemos estas enfermedades en forma de prácticas de vivienda pública que encierran a las personas marginadas en viviendas en ruinas durante generaciones, la falta de políticas de equidad en salud que conducen a disparidades y mortalidad desproporcionada para las personas negras y marrones, y la falta de un plan nacional para abordar problema del creciente fracaso de la educación pública.

Todos los que viven en esta ciudad y país se beneficiarían de resolver cualquiera o todos estos problemas. El desafío es que se necesitará un liderazgo moral ardiente y sostenido y un compromiso permanente e inquebrantable con la justicia social para lograr un cambio duradero.

Vanderbilt, a través de sus escuelas y líderes de opinión clasificados a nivel nacional, puede y debe ser parte de la solución a estos problemas ancestrales.

Mi corazón esta roto.

En mi papel de cardiólogo y educador de la facultad de medicina, he llegado a apreciar que un “corazón roto” puede ocurrir tanto literal como físicamente. El estrés o la angustia mental severa pueden provocar que el cuerpo libere hormonas del estrés en tal abundancia que el corazón puede sufrir daños severos. La buena noticia es que, con el tiempo, con el tratamiento de los factores estresantes subyacentes y las condiciones situacionales que llevaron al problema, el corazón puede recuperarse a la normalidad. Si vemos nuestra ciudad y país como un “corazón roto”, podemos, con los “tratamientos” correctos, guiados por nuestra fe, moral y creencias en las posibilidades infinitas de una vida única, reparar nuestro corazón roto. De hecho, DEBEMOS.

También debemos creer que nuestras grandes instituciones, como Vanderbilt, pueden ser parte del tratamiento y las nuevas soluciones para ayudar a nuestra ciudad y país a sanar.

-André L. Churchwell
Vicerrector de Equidad, Diversidad e Inclusión
Director de Diversidad
Universidad de Vanderbilt

Instagram did not return a 200.