Yo vi la ejecución de un Hombre en Nashville !

Este es el relato de un periodista de Nashville que presenció la ejecución del convicto Edmund Zagorski.

Antes de ver morir a un hombre en la silla eléctrica de Tennessee el pasado jueves, me senté en la oscuridad con un puñado de testigos durante más de 10 minutos escuchando los sonidos provenientes de detrás del muro que nos separaban de la cámara de la muerte en el Riverbend Maximum Security Institution.

Los zapatos chirriaron, un cubo se movió, las cadenas se sacudieron, las esposas hicieron clic y las restricciones se ajustaron antes de que se levantaran las persianas que revelaron a un sonriente Edmund Zagorski, atado a la silla eléctrica.

Estaba muy consciente de mi propio corazón palpitante y de la presencia de Kim Dotson Rochelle, a pesar de que no podía verla. Durante semanas, ella me dijo que iba a estar allí, viendo como el asesino de su padre era ejecutado.

El dolor de una hija

Rochelle apenas tenía 13 años cuando Zagorski asesinó a su padre, John Dale Dotson, y a Jimmy Porter en 1983.

Luego, un jurado del condado de Robertson lo condenó a muerte después de que los fiscales argumentaran con éxito que había atraído a los dos hombres al bosque. para venderles marihuana y que luego él les disparara, les cortara las gargantas y les robara el dinero y un camión.

Por culpa de Zagorski, Rochelle pasó su adolescencia extrañando a un padre a quién ella necesitaba desesperadamente.

Ni siquiera puedo imaginar cómo se siente eso.

Yo tenía tres años y vivía en Alabama cuando Zagorski fue condenado a muerte. Treinta y cuatro años más tarde, entré en Riverbend y presencié su muerte porque – como periodista – era mi trabajo hacerlo.

Rochelle estaba allí representando la memoria de su padre.

Las palabras no eran suficientes

Días después, todavía me resulta difícil describir lo que sentí esa noche. Honestamente, no creo que alguna vez pueda ponerlo en palabras, pero puedo recordar, con perfecta claridad, exactamente lo que sucedió a las 7:01, 7:13 y 7:26 p.m. así como los minutos intermedios.

¿Sufrió?

No estoy seguro porque se terminó tan rápido: 20 segundos, una pausa de un minuto, luego 15 segundos más.

Este era un hombre que no quería sufrir, y lo había hecho público al rechazar la inyección letal en cambio solicitar la electrocución.

¿Quién elige eso? ¿Cómo llega alguien a esa elección?

No lo sé.

Rochelle tampoco lo sabe, y lo que es más, a ella no le importa, dijo el viernes, un día después de que terminara la ejecución.

Sin disculpas, sin remordimientos

Con sus últimas palabras – “Vamos a rockear” – Zagorski desató una profunda rabia en Rochelle.

Durante aproximadamente una hora, hablé con ella sobre lo que había visto y cómo se sentía, después de haber presenciado la ejecución que había esperado ver desde hacía mucho tiempo.

Ella estaba enojada.

El discurso de Kelley Henry, el abogado de Zagorski, fuera de la prisión fue una bofetada a las familias de sus víctimas, argumentó.

Cuando me senté dentro de la sala de reunión de libertad condicional en Riverbend, esperando más de una hora para que me llevaran a la pequeña sala de testigos que estaba junto a la cámara de la muerte, a Rochelle y su hermanastro (los familiares de las víctimas que eligieron ver morir a Zagorski) llegaron a los lugar y los condujeron a un espacio separado. Los reporteros nunca nos vimos.

Antes de que se apagaran las luces

Mientras conversaba con otros cuatro reporteros, elegidos para presenciar la muerte, Rochelle conoció a la hija de un hombre que apenas había sobrevivido a un encuentro con Zagorski en Ohio. La policía lo había alcanzado después de los asesinatos de Dotson y Porter.

El hombre, un oficial de policía, recibió cinco disparos en la espalda. Una vez bajo custodia, Zagorski se jactó: “al menos tengo a uno de ustedes”, recordaron los fiscales durante entrevistas anteriores.

Rochelle lloró el viernes al recordar su conversación con la mujer.

“No entiendo”, dijo Rochelle que le dijo a ella. “¿Cómo hace alguien lo que le hizo a mi papá, a todos nosotros? Y ella me dijo: ‘Cariño, nunca lo entenderás porque era malo; Él es malvado, y tú no lo eres “.

Como no era un familiar directo de las dos víctimas de asesinato, a la mujer no se le permitió presenciar la muerte de Zagorski con Rochelle y su hermanastro. Ella esperó en un área separada hasta que todo terminó, dijo Rochelle.

“Su padre sobrevivió, pero él ya murió”, explicó. “Mi corazón duele por ella.”

‘Estarás bien’

No sé si las luces permanecieron encendidas en la habitación de las víctimas, pero un guardia las apagó poco después de que nos sentamos en la sala de prensa. Nadie de la familia de Zagorski se unió a nosotros. Su abogado tomó asiento, nos dejó brevemente y luego regresó justo antes de que se abrieran las persianas.

Un capellán de la prisión y un representante de la Oficina del Fiscal General compartieron el espacio con nosotros, pero se hablaron muy pocas palabras. El silencio hubiera sido ensordecedor de no haber sido por todo el ruido que venía de la habitación al otro lado de esas persianas y el estruendo de mi propio corazón mientras luchaba por mantener mis emociones bajo control.

“Puedes hacer esto”, me dije a mí mismo más de una vez. “Estarás bien.

Y lo hice, hasta el domingo por la mañana. Fue entonces cuando finalmente me permití llorar.

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>